Fundación iS+D | ismasd@isdfundacion.org | +34 91 630 09 58

Blog

22 oct 2014

No puede existir felicidad con malestar ajeno: la indiferencia de los países ricos hacia la epidemia de ébola en África

ebola

Quienes crean que el ébola se puede evitar midiendo la temperatura a l@s pasajer@s en los aeropuertos están en un grave error.

Y lo está porque no se puede vivir de espaldas a la pobreza y pretender que alguno de los efectos a los que da lugar no salpiquen el pretendido aislamiento de l@s que viven bien.

Una vez llegada la epidemia a Europa y EE.UU., se plantean medidas de control de entrada de viajer@s, cursos de formación especializada al personal de los servicios de salud, actualización de protocolos de actuación sanitarios, etc., etc., etc.

Mapa con países del mundo afectados por ébola. Fuente: BBC News Africa

Ahora se invierte lo que no se invirtió a su debido tiempo, y no precisamente en los países ricos, sino en los países de África que están padeciendo esta epidemia de forma severa. Es allí donde tienen que enviarse los recursos necesarios para que la gente de esos países, que no tiene recursos, pueda hacer frente a esta temible enfermedad. Pero no solo se debe invertir para que no se mueran de ébola, sino para que no lo hagan de hambre.

Es allí donde hay que llevar recursos, y dinero, y personas. Pretender vivir en una burbuja aislada de la miseria es imposible, además de profundamente insolidario. Invertir en la erradicación de la pobreza es invertir en toda la humanidad.

¿De qué sirve vivir en una isla si para salir de ella hay que protegerse de tal forma que la propia protección impide el movimiento?

La sociedad debe replantearse la solidaridad como un bien en sí mismo, un bien para la humanidad, pero también un bien para cada persona en particular.

Ahora se están aplicando recursos para encontrar una solución al ébola. Ahora el coste es muy superior al que hubiese sido si se hubiera invertido en los lugares apropiados desde el principio. Ahora los medios de comunicación informan de la falta de solidaridad. Ahora la política clama por la cooperación.

¿No hubiese sido más barato haber cooperado con los países pobres mucho antes?

El capitalismo financiero, que se ha establecido como dueño del mundo y que va destruyendo todo lo que no le proporciona una ganancia inmediata, debería replantearse que es vulnerable, porque quienes lo sustentan lo son y pueden infectarse como cualquiera, por mucho que se crean inmortales.

Logo cuadrado SIN bordeMª Jesús Rosado Millán
Presidenta de la Fundación iS+D

 


Publicidad que financia este blog

Deja un Comentario