Fundación iS+D | ismasd@isdfundacion.org | +34 91 630 09 58

Blog

24 nov 2014

ETNOGRAFÍA VIRTUAL. Nº 1: Principios de la Etnografía Virtual (Christine Hine, 2004)

La etnografía virtual, una nueva disciplina que abre todo un mundo de posibilidades a investigadores e investigadoras sociales. Fuente de la Imagen: http://estalella.wordpress.com/2006/11/

Bienvenidas y bienvenidos a esta primera entrada de la sección «Etnografía Virtual». Mi nombre es André Sören Romero y os invito a acompañarme en este viaje metodológico sobre los orígenes, utilidades y aplicaciones del nuevo método de la Etnografía Virtual.

En este primer número, ponemos el foco de atención en los orígenes de esta nueva disciplina. ¿Cómo, cuándo y por qué surgió? El interés científico por comprender las relaciones sociales y la cultura de las distintas sociedades y comunidades en el mundo empujó, hace ya siglos, a muchos y muchas científicas sociales (antropólogos/as, sociólogos/as…) a intentar registrar las culturas y relaciones sociales que se daban en otros lugares distintos y alejados del mundo occidental. Este registro, que puede tener su origen en la curiosidad por lo diferente a lo propio o por la necesidad de entenderse con individuos distintos al lugar de origen de los/as primeros/as etnógrafos/as, fue adaptándose a cada momento histórico y a cada sociedad que se apoyaba en la etnografía, aún desconociendo el término.

No fue hasta finales del Siglo XIX en la época colonialista cuando empieza a ligarse la etnografía a una rigurosidad científica, gracias a su acercamiento a la ya citada Antropología. Fue el momento en el que se traspasó el rol de etnógrafo de los mercaderes y exploradores a los/as antropólogos/as, llegando a su institucionalización y la consideración de la práctica etnográfica como metodología científica en 1922, con la publicación de «Los argonautas del Pacífico Occidental: un estudio sobre comercio y aventura entre los indígenas de los archipiélagos de la Nueva Guinea melanésica» del antropólogo Bronislaw Malinowski.

 

Cuando Bronislaw Malinowski quedó retenido en las Islas Trobriand durante la Primera Guerra Mundial, tuvo la oportunidad de convivir con los nativos y revolucionar la antropología. Fuente: http://lalineadelhorizonte.com

Cuando Bronislaw Malinowski quedó retenido en las Islas Trobriand durante la Primera Guerra Mundial, tuvo la oportunidad de convivir con los nativos y revolucionar la antropología.
Fuente: http://lalineadelhorizonte.com

Desde este momento, la etnografía es repensada y readaptada a distintas realidades sociales ajenas al mundo colonial. Se reenfoca el objeto de estudio de la etnografía y se comienza a contemplar a sociedades más complejas y desarrolladas, a través del estudio de elementos de esta: las migraciones, la educación, la sanidad, las relaciones interpersonales o, más recientemente, la interacción del individuo con las Nuevas Tecnologías de la Información (NTIC).

La etnografía permite una adaptabilidad casi única al objeto de estudio en su contexto natural, ya que forma parte de su definición el tenerlo en cuenta para su estudio:

“el estudio directo de personas o grupos durante un cierto período de tiempo, utilizando la observación participante o las entrevistas para conocer su comportamiento social. La investigación etnográfica pretende revelar los significados que sustentan las acciones sociales; esto se consigue mediante la participación directa del investigador en las interacciones que constituyen la realidad social del grupo estudiado” (Giddens, 2004, pág. 810)

La llegada de la etnografía virtual, ¿en qué consiste exactamente esta nueva disciplina?

The god of social network

El deseo antropológico tradicional de acceder a otras sociedades, otros mundos y otros lugares se ha revitalizado con la llegada de la etnografía virtual. Fuente imagen: blog.zyncro.com

La etnografía virtual es la respuesta del método etnográfico a una nueva realidad surgida con el auge de las NTIC. El impacto que tiene en la forma de interactuar entre individuo-individuo, individuo-colectivo e individuo-máquina es casi incomparable en relación a otras tecnologías comunicativas surgidas anteriormente.

Aspectos como la identidad, lo físico o la conducta cambian completamente al surgir nuevos espacios en donde los individuos pueden relacionarse sin conocerse o sin estar en el mismo lugar. Surge así la etnografía virtual, que busca dar soluciones metodológicas para llevar a cabo investigaciones etnográficas relacionadas con las NTIC y, sobre todo, con Internet.

Portada de la obra de Hine “Virtual Ethnography” publicada en 2004. Fuente de la imagen: http://ecx.images-amazon.com/images/I/710EkxJ%2BxbL.jpg

La profesora de la Universidad de Surrey (Gran Bretaña) Christine Hine (Hine, Etnografía Virtual, 2004), conceptualiza la etnografía virtual a través de dos acercamientos a Internet.

¿Existe algún elemento distintivo en la Etnografía Virtual? o, ¿la Etnografía Virtual es únicamente la misma etnografía clásica con un nuevo objeto de estudio: Internet?

Estas son algunas de las preguntas que nos lanza. Para combatir esta incertidumbre incial que suscita la llegada de este nuevo método de aproximación a la realidad, Hine nos propone un decálogo de principios que se deberían regir en este cambio epistemológico para afrontar el nuevo objeto de estudio que es Internet desde un punto de vista etnográfico:

  • Entender Internet como lugar de creación de nuevos espacios comunicativos interaccionables, se tiene que tener una «sensibilidad» hacia los usos de estos nuevos espacios.

“La etnografía virtual funciona como un módulo que problematiza el uso de Internet”.

  • La conceptualización de Internet como espacio comunicativo interconectado con la interacción cara a cara y no como espacio comunicativo ajeno a este.

“Internet se conecta de formas complejas con los entornos físicos que facilitan su acceso”. Para tener una visión completa de lo que significa Internet y de lo que ocurre en los espacios comunicativos fruto de las NTIC, el acercamiento por parte del investigador o investigadora social tiene que ser como «artefacto cultural» y como «cultura».

  • La etnografía pasa de la concepción de «multi-situada» (entendiendo que se puede llevar a cabo en varias comunidades al mismo tiempo) a abrir aún más el abanico y pensarla como “fluida, dinámica y móvil”.
  • La etnografía pasa de centrarse en un lugar o lugares a ser fluida, pudiendo reformularse con el objeto de estudio y seguir el flujo de interacciones hacia otros nuevos espacios.

Icono de etnografía virtual. Fuente: http://thumbs.dreamstime.com

  • La etnografía virtual tiene como reto la configuración de la relación entre lo virtual y lo real. En este caso, no podemos abordar un objeto de estudio de forma total, tal como se hacía en la etnografía clásica. La causa de esto es que la etnografía virtual permite reformular y revisar constantemente el objeto de estudio, con lo que más que nunca los límites de tiempo, espacio o ingenuidad ha de establecerlos el/la propio/a investigador/a.
  • La inmersión en el contexto de estudio es intermitente, al igual que la interacción que existe en estos espacios. Pasa lo mismo con la implicación personal de los individuos, ya que no se tratan los mismos aspectos de la vida diaria en contextos corpóreos como en los de las CMO (Comunicaciones Mediadas por Ordenador).
  • La etnografía virtual es de naturaleza parcial. Debido a los nuevos contextos de interacción y la formulación del objeto de estudio, se pierde esa visión holística -o totalmente holística- del método etnográfico clásico. Christine Hine defiende esta posición argumentando a través del tipo de explicaciones a las que tenemos acceso en estos nuevos contextos:

“Nuestras explicaciones pueden basarse en ideas de relevancia estratégica para el análisis y no en representaciones fieles a realidades dadas por objetivas”.

  • La etnografía virtual requiere una interacción del/la  investigador/a con la tecnología a través del medio en el que lleva a cabo la etnografía.
  • Cualquier tipo de interacción con los informantes es válida. En este caso, es igual de válida -o más, según el caso y objeto de estudio- la interacción cara a cara que cualquier otro tipo de interacción entre el/la informante y el/la investigador/a.
  • La etnografía virtual se adapta al medio virtual. Es una etnografía adaptada a un nuevo medio y como tal es modificada y adaptada a su objeto de estudio. Aunque pueda parecer contradictorio en relación a los anteriores principios, esta constante reformulación y adaptación de la etnografía virtual es lo que permite adaptarse a las tecnologías que están en constante cambio:

“La etnografía virtual se adapta al propósito, práctico y real, de explorar las relaciones en las interacciones mediadas, aunque no sean “cosas reales” en términos puristas.

Foto Perfil André

André Sören

Profesor del Curso de Etnografía Virtual en la Fundación iS+D

Experto en Metodología de la Investigación en Ciencias Sociales

 

Bibliografía citada:

  • Giddens, A. (2004). Sociología (4ªedición). Madrid: Alianza editorial.
  • Hine, C. (2004). Etnografía Virtual. Barcelona: Editorial UOC.
  • Malinowski, B. (1986). Los argonautas del Pacífico Occidental: un estudio sobre comercio y aventura entre los indígenas de los archipiélagos de la Nueva Guinea. . Barcelona: Península.

 

Enlaces de interés sobre etnografía virtual:

 


2 Respuestas

  1. Cristina

    Hola Andrés, este blog es de mi interés. Quisiera profundizar en la etnografía virtual. Para mí es una novedad. Saludos cordiales.

    1. Estimada Cristina,

      Agradecemos su interés en nuestro Blog y en la información sobre Etnografía Virtual. Otras entradas relacionadas que hemos publicado son:
      – ETNOGRAFÍA VIRTUAL. Nº 2: Etnografía Virtual en redes sociales: el caso de Facebook (Hei-Man, 2008)
      – ETNOGRAFÍA VIRTUAL. Nº 3: El diario de campo en la Era Digital (Evernote, 2014)
      Puede acceder a ellas en

      Todas estas entradas están escritas por André Sören Romero, Profesor del Curso iS+D Online de “Etnografía Virtual” de la Fundación iS+D.

      Para cualquier consulta o duda sobre este curso, estamos a su disposición en formacion@isdfundacion.org

      ¡Saludos cordiales y buen día!

Deja un Comentario