Fundación iS+D | ismasd@isdfundacion.org | +34 91 630 09 58

Blog

14 Jul 2017

¿Por qué no hay más hombres en Humanidades y Ciencias Sociales?

En esta décima entrada de la serie “Masculinidades e Igualdad” del Blog de la Fundación iS+D, Mª Jesús Rosado Millán, Presidenta de la Fundación iS+D, da respuesta a la pregunta que da título al artículo publicado en El País Retina “¿Por qué no hay más mujeres ingenieras?”, escrito por el periodista Javier Cortés.

Mª Jesús Rosado Millán
Presidenta de la Fundación iS+D

“¿Por qué no hay más hombres en Humanidades y Ciencias Sociales?”

Es la distinta valoración social de las profesiones existentes la que hace que existan profesiones masculinizadas y feminizadas.

S

egún el estudio “Se buscan ingenieras, físicas y tecnólogas. ¿Por qué no hay más mujeres STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics)?“, coordinado por Milagros Saínz, investigadora de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya): los estereotipos asociados a algunas carreras técnicas, la falta de referentes femeninos y un marcado estigma social hacen que se las mujeres decanten por otras profesiones.

Todo ello es cierto, son los estereotipos de género los que marcan el rol de mujeres y hombres en todos los aspectos de la vida, incluida la profesional. Ello hace que escaseen las mujeres en las profesiones masculinizadas, como son las ingenierías, lo que conduce a que no haya referentes femeninos en estas carreras. Dichos referentes se concentran en las profesiones feminizadas, entre las que se encuentras las relacionadas principalmente con Humanidades o Ciencias Sociales.

Eso me lleva a reformular la pregunta de la siguiente manera: ¿Por qué no hay más hombres en Humanidades y Ciencias Sociales? La respuesta es la misma: es la distinta valoración social de las profesiones existentes la que hace que existan profesiones masculinizadas y feminizadas.

Todo lo masculino está sobrevalorado. La dominación masculina acaecida a raíz de la instauración del patriarcado supuso la mayor valoración social del hombre frente a la mujer, que fue considerada inferior al hombre. Esta visión supermasculina convirtió al varón en el centro del universo, y por ende, todo lo que hacía, pensaba o sentía pasó a estar más valorado socialmente. Y el hombre se creyó superior a la mujer. A partir de entonces la masculinidad se construyó negativamente: un hombre es todo aquello que no es una mujer.

¿Qué ocurrió cuando las mujeres dijeron “basta ya”? Los movimientos feministas pusieron patas arriba el sistema patriarcal y las mujeres comenzaron a luchar por su independencia. Reivindicaron su derecho a la educación y al trabajo remunerado. Y empezaron a entrar, como es lógico, en las profesiones más cercanas a su rol social tradicional. La división entre los sexos llegó al universo profesional y algunas actividades se fueron feminizando.

La división entre los sexos llegó al universo profesional y algunas actividades se fueron feminizando.

Pero esa construcción negativa de la masculinidad hizo que, al entrar las mujeres en una determinada profesión, los hombres la fueran abandonando al no poder diferenciarse por vía de la superioridad. Y, ¿qué les otorga esa sensación de superioridad? La distinta valoración social de unas actividades respecto a otras.

Esta es la causa profunda que dividió a los sexos y que la sigue dividiendo actualmente. Respondiendo a la pregunta: ¿Por qué escasean los hombres en Humanidades y Ciencias Sociales? Sencillamente porque son profesiones feminizadas.

Ahora ya podemos responder a la otra pregunta: ¿Por qué no hay más mujeres en las carreras tecnológicas?

Por Mª Jesús Rosado Millán
Presidenta de la Fundación iS+D

Licenciada en Sociología y Doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Desempeñó su carrera profesional como Profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, Funcionaria del Cuerpo de Técnicos Superiores de la Administración General de la Comunidad de Madrid. Actualmente ostenta el cargo de Presidenta de la Fundación iS+D para la Investigación Social Avanzada.

Ha participado en numerosas investigaciones sociales relacionadas con el análisis de la realidad social, estudios de género, la satisfacción de los/as usuarios/as de los servicios públicos, el clima laboral y resistencia al cambio.



Deja un Comentario

 

Subscribirse al Blog