Fundación iS+D | ismasd@isdfundacion.org | +34 91 630 09 58

Blog

7 Jun 2018

De cuerpos, sujeciones y disciplinamientos patriarcales

Nueva entrega de la serie “Pensamiento Feminista” del Blog de la Fundación iS+D donde se recogen artículos y trabajos de Elena Apilánez Piniella, investigadora y experta en estudios de género. Así, en esta quinta entrada, la atención se centra en el cuerpo de las mujeres como pieza clave dentro de la dominación patriarcal y cómo a través de la Historia se han establecido categorías y sistemas para controlar, juzgar y administrar el cuerpo.

De cuerpos, sujeciones y disciplinamientos patriarcales

Según Franca Basaglia, la mujer es un ser-de otros cuya condición opresiva gira en torno a tres ejes: la mujer como naturaleza, la mujer como cuerpo-para-otros y la mujer madre-sin-madre. Siguiendo este razonamiento, Marcela Lagarde construye la categoría cautiverio como “síntesis del hecho cultural que define el estado de las mujeres en el mundo patriarcal” (1993:37) y continúa aclarando que “todo esto es vivido por las mujeres desde la subalternalidad a que las somete el dominio de sus vidas ejercido sobre ellas por la sociedad y la cultura clasistas y patriarcales, y por sus sujetos sociales” (1993:37). A partir de esta propuesta, Lagarde concluye que existen varios “espacios de cautiverios específicos de las mujeres (1993:40); estos son: la casa, el convento, el burdel, la prisión y el manicomio. A estos espacios, propongo añadir el espacio corporal de cada mujer; es decir,el propio cuerpo construído y generizado en tanto que espacio de cautiverio en el cual, con el cual y desde el cual las mujeres reproducen y transitan en y entre las construcciones de género y recrean y renuevan las narrativas de opresión y subalternidad vinculadas a estas. 

El cuerpo de las mujeres se amolda y adecúa a la construcción de género que le es propia, en cada lugar geográfico y en cada época histórica, económica, social y religiosa

Las narrativas de la subalternidad, entonces, se construyen para las mujeres a partir de las razones y utilidades de su sexualidad y, por ello, el cuerpo de las mujeres se amolda y adecúa a la construcción de género que le es propia, en cada lugar geográfico y en cada época histórica, económica, social y religiosa. Unido al moldeamiento del cuerpo se encuentra no sólo la enseñanza y la práctica de su comportamiento sino y, sobre todo, el diseño de su cobertura: es decir, las vestiduras. Todo ello hace que el cuerpo se convierta en un cautiverio más para las mujeres, sean estas madresposas, locas, putas, presas omonjas: cada cuerpo y cada vestidura se adaptará a la construcción de género que le seapropia a su portadora.

En su ya clásico cuento Las vestiduras peligrosas, Silvina Ocampo nos muestra a Artemia en un cuerpo cautivo de puta-loca que constantemente demanda ayuda a su alter-ego y, ala vez, subalterna, Piluca, quien se define a sí misma como una mujer seria y educada muya la antigua (monja, porque no es madre) que, debido a su dependencia económica de Artemia, es capaz de realizar todo lo que ésta le solicite, perdonándola, comprendiéndola pero también, como mujer-monja, apiadándose de ella. La monja y la puta-loca se comunican, cada una desde su cautiverio corporal, a través de un espacio narrativo común:el lenguaje de la costura. Cada una de ellas obtiene una determinada situación en el espacio,aún siendo cautivas. Ambas mujeres son prisioneras de sus cuerpos y de sus construcciones de género pero Ocampo prefiere la triste victoria de la monja sobre la puta-loca y, con ello,cierra el círculo de la fábula al tiempo que muestra la construcción patriarcal del dominio absoluto de los cuerpos de las mujeres, sean estas monjas o putas: a una, la monja, la deja reviviendo y recordando la proyección de su deseo en la puta-loca, pero viva; a la otra, a la puta-loca, simplemente la mata por tramposa. Es fácil trazar la jerarquía de los cautiverios.

Elena Apilánez Piniella

Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación (Universidad de Oviedo), su trayectoria profesional se ha vinculado durante 25 años a la solidaridad y la cooperación internacional en varios países de América Latina (Argentina, Bolivia, Brasil, Honduras, Panamá, Perú y República Dominicana).

Su trayectoria académica se centra en el estudio del pensamiento feminista a través de varios postgrados y una Maestría en Estudios de Mujeres, Género y Ciudadanía con especialidad en investigación, realizada en el Instituto Interuniversitario de Estudios de Género (IIEDG) conformado por diversas universidades catalanas. También cuenta con una Maestría en Estudios Críticos del Desarrollo por el Postgrado en Ciencias del Desarrollo (CIDES) de la Universidad Mayor de San Andrés (La Paz, Bolivia).

Actualmente se dedica a la investigación, la asesoría y a la formación, principalmente en estudios feministas y en violencias machistas y patriarcales así como en teorías críticas del desarrollo y nuevas propuestas para la solidaridad y la cooperación internacional.



Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Subscribirse al Blog