Fundación iS+D | ismasd@isdfundacion.org | +34 91 630 09 58

Blog

1 Sep 2020

Diversidades culturales desde una concepción plural en el aula de Educación Primaria y Secundaria

La profesora e investigadora Yolanda García Rodríguez (Universidad Camilo José Cela, Madrid, España) es autora del artículo “Diversidades culturales desde una concepción plural en el aula de Educación Primaria y Secundaria”. En él analiza la concepción tradicional de diversidad cultural en el aula haciendo uso de una perspectiva pedagógica que contemple el manejo de las situaciones relativas a la discapacidad intelectual o del desarrollo y la diversidad afectivo-sexual en las aulas de educación Primaria y Secundaria.

Este trabajo fue publicado en la Sección Temática del Núm. 25 (2019): La Sociedad del Aprendizaje: Retos Educativos en la Sociedad y Cultura Posmoderna de la Revista Prisma Social.

Resumen

La gran diversidad existente en las aulas de Educación Primaria y Secundaria es el referente esencial para combatir las desigualdades, respetando las dificultades y fortalezas de la otra persona como eje fundamental de la convivencia. Este contexto sugiere un cambio pedagógico y metodológico de los centros de educación para transformarse en espacios de intercambio y desarrollo al igual que otros contextos como la familia, el barrio, la comunidad, los pueblos y ciudades. En los cuales se desarrollen valores democráticos de convivencia y desde los principios educativos de la inclusión y no discriminación.

Este artículo destaca aquellas políticas educativas que consideran necesario transformar la vida de las personas mediante una nueva visión de la educación del siglo XXI como motor principal de desarrollo. Para ello, los esfuerzos se centran en la atención a la diversidad desde el modelo inclusivo como mejora de la calidad educativa. En esta misma línea, una transformación profunda y sistémica que llegue a todos los elementos, procesos y prácticas (Puig et al, 2012) para que determinen una nueva gramática escolar y por consiguiente `cultura moral´, que sostenga los principios de la educación inclusiva (Booth y Ainscow, 2015).

Las conclusiones del artículo se orientan a la necesidad de comprender en plural la diversidad cultural y de enfatizar en las diversidades que son priorizadas en este presente: diversidad funcional y diversidad afectivosexual

De igual modo, se expone la idea de que aceptar la discapacidad intelectual o del desarrollo y la diversidad afectivo-sexual es algo con lo que se debe aprender a convivir, siendo un punto de partida para el desarrollo de actuaciones inclusivas en las aulas. En este sentido, cobra relevancia el principio de equidad e incorporando el diálogo y la reflexión como instrumentos facilitadores de dicho cambio educativo. Estas ideas se contemplan desde la necesidad de crear nuevos contextos donde se establezcan otras formas de relación y comunicación, atendiendo a las diferentes circunstancias derivadas de condiciones personales de diversidad funcional, cultural, social, afectivo-sexual o de identidad.

Así, desde estas concepciones inclusivas es necesario poner en marcha valores de implicación personal, diálogo y comunicación promovidas por el profesorado que cambien las formas de enseñar y de relacionarse a favor de una educación de calidad en respuesta a la gran diversidad existente (UNESCO, 2010 y Carrascal, 2013). Este tipo de acciones mantienen que la pluralidad es un requisito para la educación, tal y como se refleja en el Informe Mundial: “Invertir en la Diversidad Cultural y el Diálogo Intercultural” (2010), UNESCO.

Las conclusiones del artículo se orientan a la necesidad de comprender en plural la diversidad cultural y de enfatizar en las diversidades que son priorizadas en este presente: diversidad funcional y diversidad afectivo-sexual, para educar a las personas en base a una ciudadanía más justa e inclusiva. Para ello, el centro educativo ha de facilitar las condiciones y metodologías que favorezcan el reconocimiento y aceptación de dichas diversidades. Un impulso hacia la materialización de esta transformación debería partir de una comprensión de la diversidad como recurso a fomentar y no bien a preservar. Considerando que al prestar mayor atención al cambio social se gestiona la diversidad de un modo más efectivo.


Autora

Yolanda García Rodríguez

Doctora en Ciencias de la Educación (Universidad Camilo José Cela). Pedagoga, investigadora y docente (Consejería de Educación, JCCM y UCLM). Ha publicado diversos artículos científicos sobre metodologías y competencias docentes para la inclusión educativa en el sistema educativo español de enseñanzas obligatorias.

ORCID-ID: https://orcid.org/0000-0002-0541-331X

Acceso al artículo completo

La Revista Prisma Social es uno de los canales de difusión de la Fundación iS+D para la Investigación Social Avanzada.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0