Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Metaversos como ciberfuente para el periodismo político

¿En el periodismo político tendrán validez las ciberfuentes? O por el contrario, ¿harán que la información pierda rigor y credibilidad con avatares que representarán a políticos/as e informadores/as?

Estas y otras muchas cuestiones tienen respuesta en el artículo titulado «Metaversos como ciberfuente para el periodismo político», realizado por investigadores/as del Centro Universitario San Isidoro, adscrito a la Universidad Pablo de Olavide.

Este trabajo fue publicado en la Sección Temática del Núm. 39 (2022): Comunicación, periodismo y política de la Revista Prisma Social.

Resumen

Lo que hace apenas unos años podía parecer ciencia ficción es hoy una realidad. Perfiles profesionales como el de periodista, entrevistador/a, reportero/a o corresponsal, así como las contribuciones realizadas por las fuentes políticas, sirviéndose de las ruedas de prensa, debates o mítines, todos ellos bajo el paraguas de la telepresencialidad, van a enriquecer sus funciones y capacidades, gracias a la cuarta ola tecnológica y a las propiedades que llevan consigo.

Esta tendencia ha experimentado un giro de 180º cuando Zuckerberg presentó su proyecto a futuro de metaverso funcional, basado en realidades expandidas. Desde ese instante se dispara el interés por la realidad virtual en todas sus vertientes.

Este estudio toma como objetivo principal contextualizar y explicar la relación entre periodismo político, realidad virtual y metaversos para comprender las capacidades que aportarán a las fuentes y canales de información. La metodología del trabajo genera un estado del arte a través de casos destacados y/o situaciones experimentales presentadas como fuentes periodísticas políticas. Además, se convoca un focus group heurístico con base Likert.

Las conclusiones obtenidas desvelan que aunque se incide en que el metaverso es por el momento un relato promisorio para el periodismo político, debido a la relevancia que está tomando el concepto, esta cuestión se verá solventada. Los metaversos serán espacios adecuados y veraces en su relación con las fuentes. En la investigación se han detectado una gran variedad de ciberfuentes y contextos informativos PIP (Periodismo Inmersivo Político) que se entienden como válidos, los cuales no harán más que aumentar de manera acelerada.

También se observa que los y las periodistas deberán ajustarse a las nuevas situaciones de codificación-decodificación del área política dentro de estos espacios virtuales. Esto incumbe especialmente a aquellos/as profesionales de la información que interactúan con líderes políticos. A la par, los contenidos que se difunden a través de ruedas de prensa, debates y mítines que hagan uso de la realidad virtual, transformarán lenguajes analógicos en ciberfuentes, ajustándose a la connotación que emanan de los citados metaversos. Todo ello implicará que los géneros periodísticos en los que se exponen los contenidos políticos deberán ajustarse también a esta realidad digital, afectando especialmente a la entrevista, al reportaje y al documental.

El PIP exigirá nuevos perfiles periodísticos para cubrir las demandas y necesidades derivadas del metaverso. El espectador muta a testigo inmersivo, lo que a su vez cambiará la manera de interpretar el hecho noticioso desde la realidad virtual. La Universidad deberá empezara a formar a futuros/as profesionales para que sepan interactuar con estos espacios.

Uno de los obstáculos para la labor PIP es el control que el emisor adquiere al poder diseñar su aspecto y el entorno desde el que se comunica. Los/as representantes políticos/as pueden controlar su imagen y apariencia mediante sus avatares. Ocurre lo propio con los discursos y el espacio virtual en el que se difunden. Esa mediación tiene el potencial de velar de forma intencionada por el contenido del mensaje. En suma, surge una nueva manifestación de control y regulación de la información que el incipiente metaperiodismo debería vigilar para que la realidad virtual no pase a ser fuente de manipulación.

El periodismo ha de reciclarse para tratar con estas ciberfuentes, tanto por la imagen y contenidos virtuales recibidos como por los métodos de confusión e intoxicación informativa que presentaran. Con el metaverso, el periodismo va a cobrar una importancia fundamental como ente modulador de la verdad, la información y la decodificación del relato.

Autores/as

Pablo Martín-Ramallal

Doctor Interuniversitario en Comunicación por las Universidades de Cádiz, Huelva, Málaga y Sevilla. Premio Extraordinario de Doctorado por la Universidad de Cádiz. Profesor Responsable en el Centro Universitario San Isidoro. Sus líneas de investigación son la Comunicación, la Publicidad, las Realidades Extendidas, la Inteligencia Artificial y la Innovación en Educación.

María Luisa Cárdenas-Rica

Directora Académica del Grado (DAG) en Comunicación y Personal Docente Investigador (PDI) del Centro Universitario San Isidoro, adscrito a la Universidad Pablo de Olavide, Sevilla (España). Fue Coordinadora Académica de Comunicación en el Centro de Estudios Empresariales (University of Wales). Directora adjunta de Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación. Miembro del Grupo de Investigación Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación (US).

 

La Revista Prisma Social es uno de los canales de difusión de la Fundación iS+D para la Investigación Social Avanzada.

Información del artículo 
¿Te ha gustado este post? 
Comparte
Comenta
Difunde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te interesan las Ciencias Sociales? Aquí encontrarás información sobre Congresos, Seminarios, Jornadas, Premios, Concursos, Curiosidades, Cursos, Investigaciones y mucho más.

Newsletter
➕ de 500.000 usuarios/as nuevos/as en 2022
Una media de 46.000 usuarios/as al mes en nuestra página web
⬆ 65% visitas más en 2022
Categorías