Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El mapa de las innovaciones democráticas

¿En qué consiste la innovación democrática? ¿Cuáles son los elementos clave que permiten caracterizar las innovaciones democráticas?

En la anterior entrada de la serie «Participación y desarrollo comunitario» de este Blog señalamos que la participación ciudadana se ubica en el espacio de hibridación de tres lógicas: la irruptiva, que emerge de la sociedad civil; la tradicional, asentada en la representación; la innovadora, asentada en la apertura institucional a la gobernanza. De forma que hay cuatro espacios de mixtura cuando se cruzan tres formas de acercarse a la democracia.

  • El primero el que emerge del contacto entre la democracia rutinaria y la democracia crítica. Da lugar a lógicas autónomas de la sociedad civil y se ve reflejado en muchos movimientos, como los centros sociales okupados, que deciden abstraerse de la realidad institucional rutinarizando nuevas formas de organización comunitarias en clave autónoma.
  • El segundo el que surge de la hibridación entre democracia rutinaria y titular. Este espacio es el que permite el avance en la gobernanza democrática que se concreta en innovaciones democráticas en las que el padrinazgo es institucional y la ciudadanía participar por invitación. En entradas previas hemos visto que este espacio emerge de la ampliación y horizontalización de los primeros modelos de gobernanza, que de las elites se abren a la ciudadanía.
  • El tercero es el que conecta la lógica irruptiva de la democracia crítica con la apertura institucional de modelo de democracia titular. Se refiere a los mecanismos informales de protesta de la sociedad civil y se conecta con la esfera movimentista que, de acuerdo con Ibarra, dota de contenido a la democracia relacional.
  • El cuarto de los espacios, de gran potencialidad, es el que conecta las lógicas por irrupción que emergen de la mirada crítica a la democracia, y los espacios por invitación que alimentan la lógica de la democratización de la gobernanza. Pero se alimenta también de los potenciales avances en la acomodación de movimientos autónomos a la lógica institucional, como podría ser el caso del acuerdo público-comunitario para la gestión de equipamientos previamente ocupados. De la misma forma, este espacio de gobernanza impulsada por la democracia podría estar en la base de tímidas apuestas institucionales para crear organismos autónomos de carácter comunitario. Este sería el escenario de la gobernanza impulsada por la democracia de la que hablan Bua y Bussu (2020). Precisamente por abrirse a la presión social, se considera un espacio que puede permitir avanzar en formas de institucionalización más arraigadas, incrustadas y enraizadas en los principios y las lógicas democratizadoras. Es, en consecuencia, un nicho de análisis sumamente interesante por su capacidad de innovación democrática. Y un espacio clave para trazar la relación entre Participación, Investigación Acción y Desarrollo comunitario, que pretende abordar el grupo de investigación Parte Hartuz de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea..

Como veremos en las Jornadas Internacionales sobre Participación, Investigación Acción y Desarrollo Comunitario, a celebrarse en abril de 2023 en Bilbao, las fórmulas de vertebración que unen a la sociedad civil y las instituciones en Planes Comunitarios, las Mesas de convidencia, Observatorios o los acuerdos público comunitarios son espacios privilegiados para el análisis de las potencialidades democratizadoras. Este espacio de hibridación es ideal para vincular participación y acción comunitaria a través de la Investigación Acción Participativa, epistemología y herramienta de investigación y acción que por su potencialidad, describiremos con detalle en próximas entradas de este blog. 

Por ahora, subrayamos que el espacio de hibridación que incorpora el agenda ciudadana y se acompaña de una transformación en clave horizontal de la institución creemos que es el espacio más rico para el analizar la potencialidad democrática, en términos de arraigo (Bussu & Bua, 2022) a partir del estudio de las intersecciones entre participación, investigación-acción y desarrollo comunitario; aspectos sobre los que pivota el call for papers del Número 43 de la Revista Prisma Social.

Las innovaciones democráticas

Estos cuatro espacios de hibridación mencionados arriba, de los que el último sería un horizonte  normativo, metodológico y estratégico, delimitan el ecosistema de las innovaciones democráticas que, en términos de Escobar y Elstub (2019), buscan re-imaginar y profundizar el papel de la ciudadanía en la gobernanza pública y la toma de decisiones colectivas.

Hasta ahora hemos visto que estas innovaciones se mueven de la invitación a la irrupción, aunque pueden combinarse en lógicas en las que la gobernanza es impulsada por el pulso social. Y hemos identificado cómo el arraigo se asienta en una profundización que, yendo más allá de la legitimación y la eficacia, apuesta por crear ciudadanía, atraer ausentes y movilizar alternativas asentadas en la igualdad, la justicia y la participación.

Ahora debemos dar un paso más, ordenando en un mapa más claro el conjunto de innovaciones democráticas actualmente relevantes.  En concreto, Oliver y Elstub comienzan proponiendo una definición de innovación democrática que tiene la virtud de servir de paraguas para abarcar formas de participación diversas: al margen de la institución, por invitación en la institución, asentadas en el estiramiento de las lógicas de la gobernanza a la ciudadanía e incuso basadas en apuestas por articular lógicas de participación público-comunitaria horizontales y colaborativas. En concreto, los autores del Manual sobre innovación democrática y gobernanza, definen por innovación democrática “los procesos o instituciones que son nuevos para una cuestión política, una función política o un nivel de gobernanza y que se desarrollan para re-imaginar o profundizar el papel de la ciudadanía en los procesos de gobernanza aumentando las oportunidades de participación, deliberación e influencia” (Elstub & Escobar, 2019: 10).

La consideración de “procesos”, además de “instituciones” permite que esta definición se amplíe del espacio formalizado (institucional) a lógicas más informales o menos vertebradas en las que se mueven muchas asociaciones y movimientos sociales. Sin embargo, los dos elementos clave de la definición son los que se refieren al sentido democrático que subyace.

  • De una parte, se busca transformar el papel de la ciudadanía apostando que esta sea algo más que un mero cuerpo que cede su capacidad de decisión en la lógica representativa, o que asume comportamientos clientelares en el acercamiento neoliberal del que bebe la nueva gestión pública. Por el contrario, se busca re-imaginar el papel ciudadano en clave de sujeto participativo, dotado de agencia y compromiso por lo común.
  • Por otra parte, el horizonte al que se aspira es triple: aumentar la participación, la deliberación y la influencia. Es decir, remite al reparto del poder (influencia) desde el argumento (deliberación) y la acción (participación).

Estos tres elementos están presentes en las innovaciones democráticas, pero asumen intensidades diferentes en base al horizonte normativo en el que descansen unas y otras. Dicho de otra forma, estas innovaciones no emergen de la nada, sino que responden a miradas que pretenden reforzar la democracia en base a presupuestos propios, centrados en el argumento (en la lógica de la democracia deliberativa) en la acción (en la de la democracia participativa) o en la influencia (en la de la democracia radical). En concreto, Elstub & Escobar delimitan 4 esferas de innovación democrática: los mini-públicos, los presupuestos participativos, la democracia directa y la gobernanza colaborativa.

  • El primero se refiere a los foros o asambleas ciudadanas que se están activando por todo el planeta y que recientemente tratan de definir alternativas y políticas públicas para hacer frente al cambio climático. El elemento central de estas innovaciones será la centralidad que asume la deliberación en el proceso participativo.
  • El segundo se refiere a los mecanismos de implementación de políticas públicas vía presupuesto público popularizados tras la experiencia de Porto Alegre en Brasil. En este caso, el elemento central original es la movilización ciudadana en clave de justicia e igualdad y la apuesta por que la lógica participativa transforme a la institución.
  • El tercero hace referencia a mecanismos de influencia directa como los referéndums. En este caso la clave es la superación de la lógica representativa a través de una participación e influencia directa.
  • El cuarto espacio remite a formas de colaboración entre instituciones y sociedad en estructuras horizontales que permiten un reparto del poder y de las tareas entre actores diversos. En ambos casos, la realidad que se crea es nueva en la medida en que esta innovación exige de nuevas formas de institucionalización de la vertebración público-comunitaria que deben trascender las realidades instituyentes e instituidas en nuevas formas de institucionalización.

Los horizontes normativos

Como señalamos, cada una de estas innovaciones se alimenta de un horizonte normativo de la democracia: el deliberativo, el participativo o el de la democracia directa. Los tres son intentos, desde diferentes miradas, de reformular un acercamiento a la democracia que vaya más allá de la lógica representativa. En el modelo deliberativo, la clave de la democracia está en el discurso; en el participativo en la presencia; en el de la democracia directa en la decisión. Como se puede observar, los elementos clave de la definición de innovación democrática recién apuntados tratan de conjugar estas tres tradiciones. Sin embargo, como veremos a continuación, los 4 tipos de innovación se diferencian entre ellos sobre todo en el horizonte sobre el que descansan, aunque en su despliegue y desarrollo se está avanzando en lógicas híbridas.

  • En consecuencia, en la medida en que se alimentan de los avances de la democracia deliberativa, los mini-públicos o foros ciudadano aspiran a lograr que un conjunto de personas sea capaz de deliberar y proponer mejoras ante un determinado asunto público. La esencia no es (tanto) la acción o la influencia, sino, sobre todo, la capacidad de llegar a propuestas razonables y razonadas.
  • Por el contrario, bebiendo de la lógica de la democracia directa que pretende eliminar la representación, innovaciones como referéndums se orientan a maximizar la influencia de las personas. En sus formas puras, ni la acción ni la deliberación son determinantes, aunque como veremos, en una lógica democrática profunda, deberían (o podrían) acompañar a los procesos de toma de decisión.
  • Por su parte, la apuesta por una ciudadanía comprometida y republicana, en clave participativa, está en la base de los presupuestos participativos, en los que demás de que la comunidad delibere e influya en la política, sobre todo se busca que se haga presente con transformaciones que avancen en la igualdad y la justicia
  • Finalmente, la gobernanza colaborativa es el espacio menos definido de los 4, y se caracteriza por la búsqueda de lógicas de trabajo colaborativo entre la comunidad y las instituciones, maximizando, dependiendo del caso, las lógicas discursivas, movilizadoras y de influencia. Permite trascender la institución a la par que institucionalizar la irrupción ciudadana (Telleria & Ahedo, 2016). En este sentido, puede suponer una nueva forma de ensamblaje de la democracia (Asenbaum, 2022) que permita avanzar en nuevas lógicas instituyentes que permitan una colaboración público-comunitaria horizontal.

Esta cartografía definida por 4 espacios de innovación, como señalamos, viene marcada por el punto de partida desde el que se define cada tipo de innovación. Así las cosas, si el horizonte es una deliberación neutra y representativa de la sociedad, la forma de reclutamiento de los y las participantes, el modo de participación o de toma de decisiones variará respecto de formatos que, como es el caso de los presupuestos participativos, se alimentan de la epistemología y la mirada de la democracia participativa.

Los elementos de la innovación democrática

En concreto, estos autores definen 4 elementos clave que permiten caracterizar las innovaciones democráticas: el método de selección de participantes, el modo de participación; el modo de toma de decisiones; y el alcance del poder o la influencia.

  • Respecto del método de selección, este se asienta en el sorteo y en la consecución de una muestra estratificada similar a la de la sociedad en los foros deliberativos. Por el contrario, la auto-selección está muy presente en los presupuestos participativos, que contempla además una participación no meramente individual sino asociativa. En consecuencia, se bascula de propuestas selectivas (presentes en la gobernanza de elites) a más inclusivas (sean asentadas en la representación estadística en formatos de sorteo; sean en la representatividad discursiva en los de auto-selección).
Fuente: Escobar & Elstub (2019).
  • Respecto del modo de participación, más allá de acercamientos poco intensivos asentados en la observación, avanzamos a formas más intensivas apoyadas en el voto (presente en los presupuestos y en la democracia directa) o la articulación discursiva (más relevante en los foros deliberativos). En las formas de gobernanza colaborativa, ambas dimensiones están presentes, así como la de la acción e intervención, ya que en estas innovaciones es posible que la comunidad asuma un papel de sujeto activo. En este punto, ampliamos el marco del análisis de Escobar y Elstub ya que creemos que esta orientación a la acción puede ser una de las claves de las formas más avanzadas de gobernanza colaborativa.
Fuente: Escobar & Elstub (2019).
  • El modo de decisión de los mecanismos de democracia directa es el de agregación de preferencias a través del voto, el de la negociación en los presupuestos participativos y la gobernanza colaborativa, y el de la deliberación en los foros ciudadanos.
Fuente: Escobar & Elstub (2019).
  • Finalmente, en lo que a la relación con el poder respecta, si bien los foros deliberativos se limitan a una influencia comunicativa, los presupuestos participativos y la gobernanza colaborativa apuestan por la co-gobernaza mientras que los referéndums se orientan hacia una autoridad directa.
Fuente: Escobar & Elstub (2019).

En cualquiera de los casos, las fronteras entre estos 4 tipos de innovación son contextuales.

  • Por ejemplo, es posible que los foros deliberativos asuman rasgos diferentes: una mayor auto-selección cuando se abren a representantes políticos (Harris, 2019), o una mayor orientación a la acción y la influencia como sucede en el caso de la asamblea del clima de Bruselas, que tiene capacidad de definir su agenda y se erige como órgano de control permanente.
  • De la misma forma, tras la experiencia de Porto Alegre, muchos presupuestos participativos han modulado su orientación originaria, basculando hacia la agregación de preferencias en detrimento de su orientación a la acción o a la deliberación original (Ganuza & Baiocchi, 2019).
  • Por su parte, la gobernanza colaborativa puede adoptar formas más jerárquicas o más horizontales. Este es el caso, por ejemplo, de los Planes Comunitarios en los que la importancia de la presión de abajo a arriba es clave (Bussu, 2019). También el de los procesos de consolidación de iniciativas autónomas de la sociedad civil, como es el caso de la Fábrica de Armas Astra, primero okupada y ahora reconocida como fábrica de creación por el gobierno vasco (Martinez & Gorostidi, 2023).

Precisamente, esta es la esencia de las formas que, asentadas en la democratización de la gobernanza, buscan institucionalizar formas de trabajo público-comunitarias asentadas en Planes de Acción Integral. Para avanzar en ello, la mirada de la investigación Acción Participativa es clave, como veremos en la siguiente entrada.

Fuente: Escobar & Elstub (2019).

Asenbaum, H. (2022). Doing Democratic Theory Democratically. International Journal of Qualitative Methods, 21. https://doi.org/10.1177/16094069221105072

Bussu, S. (2019). «Chapter 4: Collaborative governance: between invited and invented spaces». In Handbook of Democratic Innovation and Governance. Cheltenham, UK: Edward Elgar Publishing.

Elstub, S., & Escobar, O. (Eds.). (2019). Handbook of Democratic Innovation and Governance. Cheltenham, UK: Edward Elgar Publishing.

Escobar, O., & Elstub, S. (2019). «Introduction to the Handbook of Democratic Innovation and Governance: the field of democratic innovation». In Handbook of Democratic Innovation and Governance. Cheltenham, UK: Edward Elgar Publishing.

Ganuza, E., & Baiocchi, G. (2019). «Chapter 5: The long journey of participatory budgeting». In Handbook of Democratic Innovation and Governance. Cheltenham, UK: Edward Elgar

Harris, C. (2019). «Chapter 3: Mini-publics: design choices and legitimacy». In Handbook of Democratic Innovation and Governance. Cheltenham, UK: Edward Elgar Publishing.

Martinez, Z. & Gorostidi, I. 2023. “Rethinking relationships between public institutions and community initiatives: The cases of Astra (Gernika) and Karmela (Santutxu, Bilbao)”. In Made-to-measure future(s) for democracy. Views from the basque atalaia, Zabalo, Julen, Igor Filibi & Leire Escajedo (eds.), en prensa. London: Springer.

Telleria, Imanol & Igor Ahedo. 2016. “Movimientos urbanos y democratización en la ciudad: una propuesta de análisis”. Revista Española De Ciencia Política 40: 91-115. Recuperado a partir de https://recyt.fecyt.es/index.php/recp/article/view/38534

Igor Ahedo Gurrutxaga

Profesor del departamento de Ciencia Política, Investigador Principal del grupo de investigación consolidado de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea, Parte Hartuz

Información del artículo 
¿Te ha gustado este post? 
Comparte
Comenta
Difunde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te interesan las Ciencias Sociales? Aquí encontrarás información sobre Congresos, Seminarios, Jornadas, Premios, Concursos, Curiosidades, Cursos, Investigaciones y mucho más.

Newsletter
➕ de 500.000 usuarios/as nuevos/as en 2022
Una media de 46.000 usuarios/as al mes en nuestra página web
⬆ 65% visitas más en 2022
Categorías