Fundación iS+D | ismasd@isdfundacion.org | +34 91 630 09 58

Blog

1 Jun 2020

Racismo y xenofobia: ¿cuál es su origen?

De los diferentes tipos de desigualdad que se establecieron con el sistema patriarcal, algunas perduran más que otras. Una de las más resistentes al cambio es la desigualdad entre los sexos y la que sigue direccionando el papel diferente que se asigna a las mujeres y los hombres en la sociedad. Otra de ellas, sin duda, tiene que ver con la desigualdad de raza o etnia, de la que hablaremos a continuación, a colación de los hechos ocurridos en Minneapolis (Estados Unidos) tras la muerte de George Floyd en un nuevo caso de abuso policial hacia personas negras en ese país.

Figura. El poder como dominación

Fuente: Libro «Hacia un Feminismo del Punto Medio: Nueva Teoría para la Igualdad de Género»

Desigualdad y poder

Desde el origen de la Humanidad, el significado social de la diversidad humana se fue elaborando a medida que la sociedad iba siendo consciente de los fenómenos que la rodeaban y que le generaban inquietud. Para neutralizarla, se desarrollaron una serie de mecanismos de defensa que no provenían necesariamente de un ejercicio de racionalidad, pues en la mayoría de las ocasiones su desarrollo obedecía a motivos inconscientes. Uno de estos fenómenos, la conciencia del poder, supuso la puesta en marcha de una serie de acciones encaminadas a ejercer la dominación, siendo uno de los pilares del Patriarcado, y cuyo soporte ideológico se basó en la asignación de capacidades y funcionalidades diferentes a cada persona en función de sus características físicas. A partir de entonces comenzaron a elaborarse discursos justificativos de la desigualdad social como algo «natural» que había que aceptar sin más porque su origen era «divino».

La desigualdad tiene un origen social desarrollado a partir de la noción de poder y dominación, lo que dio lugar a la clasificación de las personas en función de las variables edad, sexo, color de la piel, orientación sexual, estatus, creencias religiosas y capacidad.

Los nuevos discursos patriarcales se asentaron en la sociedad incorporando la desigualdad al devenir humano. Las primeras personas afectadas por el nuevo sistema fueron las mujeres, que quedaron sometidas a los hombres. Pero también entre ellos se estableció una profunda desigualdad basada, por un lado, en la infravaloración de las diferentes capacidades de unos y otros, y por otro, en la derrota de los vencidos, que pasarían a formar parte de la cohorte de esclavos. Se puede afirmar que la dominación se practicó por un reducidísimo grupo de hombres que proyectaron su poder sobre los demás, dando lugar a una competitividad feroz para alcanzar ese poder y mantenerlo.

Las desigualdades basadas en el nuevo poder dominante eran múltiples: legales, económicas y sociales, abarcando todos los aspectos de la vida. Eran consecuencia de la dominación al mismo tiempo que la hacían posible, lo que no significa que no hubiese contestación social.

Existen varios tipos de desigualdad provenientes de diferencias que se fueron estableciendo a lo largo del tiempo a partir de una serie de variables: edad, sexo, color de la piel, orientación sexual, estatus, creencias religiosas y capacidad. El significado asociado a cada una de estas variables es cultural, ya que es a nivel social como establecen en cada momento de tiempo.

La desigualdad tiene un origen social desarrollado a partir de la noción de poder y dominación, lo que dio lugar a la clasificación de las personas en función de las variables anteriormente expresadas. Esta desigualdad valorativa fue incorporada a los textos legales dando lugar al concepto de desigualdad formal. Hay que distinguir, por tanto, entre la desigualdad de carácter social constituida por un entramado de normas no jurídicas y la desigualdad formal constituida por las normas legales que vienen a reforzar a las anteriores.

Las desigualdades basadas en el sexo han dado lugar a la construcción social del género, las basadas en el color de la piel a fenómenos como el racismo, las relacionadas con la capacidad a la discriminación funcional y competencial y las vinculadas a la orientación sexual a la homofobia.

Desigualdad de raza o etnia

Referirse a este tipo de desigualdad hace necesaria la distinción entre el concepto de raza y el de etnia. La raza alude a las características físicas y biológicas de las personas, mientras que la etnia, del griego «ethnos», incluye además de los aspectos raciales, los nacionales, tribales, religiosos, lingüísticos o culturales (Sepúlvedad Sánchez, 2010).

Siguiendo esta distinción, se dan dos tipos de desigualdad: la basada en las diferencias físicas, como el color de la piel o los rasgos faciales (Prenant, 1939), y la basada en el idioma o la cultura. La discriminación tiene lugar cuando esas diferencias se materializan en la idea de inferioridad de unas personas en relación con las otras, dando lugar al fenómeno del racismo y la xenofobia.

Figura. Teorías sobre la Desigualdad – Diferentes razas

Fuente: Libro «Hacia un Feminismo del Punto Medio: Nueva Teoría para la Igualdad de Género»

Se pueden encontrar múltiples ejemplos a lo largo de la historia que muestran las creencias excluyentes de algunas sociedades hacia determinados grupos sociales. Es el caso de los extranjeros, que no tenían los mismos derechos que los hombres libres en la Grecia Clásica; la «limpieza de sangre» del siglo XIV en España, que distinguía entre los cristianos que tenían «sangre pura» y los judíos y musulmanes de «sangre impura»; o en India con el sistema de «castas» basado en las diferencias de «sangre y espíritu».

La discriminación tiene lugar cuando esas diferencias se materializan en la idea de inferioridad de unas personas en relación con las otras, dando lugar al fenómeno del racismo y la xenofobia.

Sin embargo, el racismo como ideología, que va más allá de la idea de superioridad de una raza sobre otra al perseguir la eliminación del «otro», es más reciente en el tiempo. Comienza en el siglo XVIII, se desarrolla durante el siglo XIX y adquiere su máximo apogeo durante el siglo XX con las ideologías totalitarias (Cisneros, 2001). Es Alemania la receptora principal del legado de Gobineau con su tratado sobre la desigualdad entre las razas (Romualdi, 2008), al que se añaden los escritos del inglés nacionalizado alemán, Chamberlain en cuyo tratado Los Fundamentos del siglo XX se refiere a los hebreos como enemigos de la consolidación de la Alemania imperial, ideología que sería recogida por el nazismo durante el primer tercio del siglo XX (Bochaca, 2009).

Estas ideologías racistas impregnaron el segundo proceso colonizador europeo que tuvo lugar en el último tercio del siglo XIX y primera mitad del siglo XX de la mano de los países que habían realizado las revoluciones burguesas, proceso que se cimentó sobre la idea de la superioridad de unas razas (la de los colonizadores), sobre otras (la de los pueblos colonizados). Esta misma creencia fue la base de la ideología racista de Estados Unidos respecto a los/as africanos/as llevados/as al país como esclavos/as.

La xenofobia comparte con el racismo la idea de desigualdad, pero se fundamenta en el odio hacia lo que otras culturas o estilos de vida representan, odio que proviene del temor que inspiran y que tiene su origen en el desconocimiento de los que se perciben como diferentes (Borja Cevallos, 1997). Su origen es distinto al del racismo y proviene fundamentalmente de los movimientos migratorios ocurridos durante el siglo XX y XXI a lo largo del mundo.

Esta forma de desigualdad ha permanecido vigente en muchos países hasta bien entrado el siglo XX, como lo demuestran las convenciones internacionales, pues no sería hasta 1965 cuando Naciones Unidas adoptó la Convención Internacional sobre la eliminación de todas formas de discriminación racial.

·························
Referencias:

Cisneros, I. H. (2001). Intolerancia cultural: racismo, nacionalismo y xenofobia. Perfiles Latinoamericanos, 18: 177-189

Bochaca, J. (2009). Hitler y sus filósofos. De Gobineau a Chamberlain. Recuperado el agosto de 2016, de https://esilvia.wordpress.com: https://esilvia.wordpress.com/2009/05/24/hitler-y-sus-filosofos-de-gobineau-a-chamberlain/

Borja Cevallos, R. (1997). Xenofobia. En R. Borja Cevallos, Enciclopedia de la Política. México: Fondo de Cultura Económica.

Prenant, M. (1939). Raza y racismo. México: Fondo de Cultura Económica

Romualdi, A. (septiembre de 2008). La desigualdad de las razas de Gobineau. Recuperado el 2016, de http://www.centrostudilaruna.it: http://www.centrostudilaruna.it/la-desigualdad-de-las-razas-de-gobineau.html

Sepúlvedad Sánchez, D. (noviembre de 2010). La variable etnia/raza en los estudios de estratificación social. Recuperado el 22 de agosto de 2014, de Proyecto desigualdades. Tendencias y procesos emergentes en la estratificación social: http://www.desigualdades.cl/wp-content/uploads/2010/06/Documento_de_trabajo_etnia-final.pdf

Mª Jesús Rosado Millán
Presidenta de la Fundación iS+D
para la Investigación Social Avanzada

Libro Hacia un Feminismo del punto medio

eBook Gratis

Libro “Hacia un Feminismo del Punto Medio: Nueva Teoría para la Igualdad de Género”

Descargar libro



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0